Sistema de embriones con genes mejorados podría extenderse a todo el país. Un proyecto del Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) busca, a través de técnicas “in vitro” y criopreservación, aumentar la población de alpacas, su resistencia a las bajas temperaturas y mejorar la calidad de su fibra, que tiene gran demanda a escala mundial.

Este proyecto es financiado por Cienciactiva, iniciativa del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (CONCYTEC), que destacó los alcances científicos de esta propuesta.
El financiamiento otorgado al INIA asciende a 396,220 soles para la ejecución de este proyecto innovador. La lana de la alpaca es considerada una de las más finas del mundo.
En el competitivo mercado de la exportación de fibra de alpaca el Perú sigue escalando. Solo de enero a abril del 2015 se exportaron 1,292 toneladas, valorizadas en 21.51 millones de dólares. Esto representó tres millones de dólares más que el mismo periodo en el 2014, según el programa Sierra Exportadora del Ministerio de Agricultura.

Según el IV Censo Agropecuario (CENAGRO), se estima que en todo el Perú hay una población de 3 millones 685,500 alpacas cuya fibra se exporta, principalmente, a países de Asia y Europa. Ello convierte a este camélido en una importante fuente de ingresos y sustento económico para muchos pobladores de los Andes peruanos, donde más de 150,000 familias viven de esta actividad.
Cuando en julio del 2015 se reportó la muerte de alrededor de 170,000 alpacas debido a las heladas en los Andes, el impacto social y económico fue muy grande. Sin embargo, la ciencia puede ayudar a que esto no vuelva a ocurrir.

¿Es posible mejorar la genética de las alpacas para hacerlas más fuertes al frío, más productivas o más resistentes a las enfermedades? ¿O en todo caso para mejorar la finura de su fibra? En principio sí y un primer paso es desarrollar el sistema para producir embriones de alpacas en el laboratorio.
En el Perú, por primera vez, un grupo de científicos trabaja esta técnica. Su objetivo, tras este importante financiamiento a través de Cienciactiva, es adelgazar el diámetro de la fibra de la alpaca, lo cual mejora su finura y, por ende, aumenta su precio en el mercado internacional.

Ayuda genética
¿Cómo lograr esos resultados? El científico peruano William Vivanco Mackie, quien lidera el equipo que desarrolla el proyecto, explicó que para mejorar la productividad y adaptabilidad de los animales primero se identifica y selecciona a los mejores especímenes, a fin de difundir sus genes haciendo que los animales seleccionados se reproduzcan de manera intensa.
Esta técnica se conoce como ‘transferencia embrionaria’ y significa que los embriones selectos serán transferidos e insertados en alpacas que los incuben dentro de ellas. De esta forma se logra el mayor número posible de crías de los animales selectos”, enfatizó.

Agregó que hay dos formas de proceder en esta técnica. Una consiste en estimular el desarrollo natural a partir de una alpaca genéticamente superior y una vez en la etapa embrionaria trasladar esos embriones a alpacas receptoras de menor calidad genética que harán las veces de incubadoras naturales. A este método se le conoce como “in vivo”, precisó.
La otra manera es conocida como “in vitro”, y consiste en que antes de que se desarrollen los embriones dentro de la alpaca genéticamente superior, se extraen de ella los ovocitos (células que se convierten en óvulo) y se efectúa la fertilización y el desarrollo del embrión en el laboratorio. Esta técnica puede lograr tres veces más crías por alpaca donante que las que se consiguen con la técnica “in vivo”.
“Buscamos desarrollar un sistema eficiente de producción de embriones ‘in vitro’ que resulte en altos porcentajes de nacimiento de crías, y un sistema de criopreservación de embriones de alpacas que permita la sobrevivencia embrionaria y el nacimiento de las crías portadoras de genes mejorados”, explicó Vivanco Mackie.
Sostuvo que uno de los objetivos de este equipo de científicos es, precisamente, desarrollar la metodología de producción embrionaria “in vitro” en alpacas. También apuntan a la criopreservación, que permite congelar o vitrificar los embriones a temperaturas bajo cero.

Esta técnica facilita su transporte a cualquier lugar, por más distante que sea, para descongelarlos y transferirlos donde se necesiten. La criopreservación también permite hacer bancos genéticos y guardar embriones de diferentes líneas genéticas para cualquier uso futuro.
“El sistema de criopreservación de embriones obtenidos de animales que fueron tratados hormonalmente y luego recuperados es un sistema que permite que los embriones crio preservados a muy bajas temperaturas (a menos de 196 grados Celsius) se trasladen a las alpacas o llamas receptoras y sobrevivan adecuadamente hasta su nacimiento”, afirmó el científico.
Este proyecto, que obtuvo fondos del Cienciactiva y cuyo financiamiento también acompañan Vivanco International, el Instituto Nacional de Innovación Agraria, Iowa State University, la Universitá Degli Studi Di Padova y la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga–, mejorará la calidad y finura de la fibra de las alpacas, muy demandada en el mercado internacional teniendo en cuenta que la fibra de alta finura (baby alpaca o royal alpaca) tiene mucho más valor que la fibra media o gruesa.

“La producción embrionaria ‘in vitro’ para la diseminación de genes macho y hembra genéticamente superiores, además de la criopreservación de embriones, tendrá un impacto en el progreso genético que incrementará los precios de la fibra de alpaca en el mercado nacional e internacional”, indicó.