El doctor Ángel Barranco Vega, presidente de la Fundación para las Tecnologías Auxiliares de la Agricultura (Tecnova), de Alquilán, España, y el ingeniero Rafael Pérez Duvergé, director ejecutivo del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (Idiaf), acordaron aportar valor, promover la innovación y el desarrollo tecnológico para favorecer la competitividad de las empresas del subsector agroindustrial, la poscosecha y el envasado de productos agropecuarios.

Mediante el acuerdo de colaboración, se apoyará el desarrollo de proyectos conjuntos, programas de capacitación y transferencia de tecnologías, jornadas técnicas y encuentros empresariales, con el objetivo de promover la innovación y el desarrollo tecnológico agropecuario en ambos países. En ese sentido, ambas instituciones se comprometen a planificar y programar acciones conjuntas, teniendo en cuenta los intereses del sector agropecuario.

También, mediante el acuerdo, se auspiciará la organización conjunta de actividades formativas (cursos, seminarios, etc.), en temas de interés común, la difusión de resultados de investigación y transferencia de conocimiento, el intercambio de documentos e informaciones y el asesoramiento técnico mutuo.
Tanto Idiaf como Tecnova se comprometen a disponer de las infraestructuras, recursos humanos y recursos técnicos que se requirieran para el desarrollo de los proyectos y actividades colaborativas.

Sobre Tecnova
La Fundación para las Tecnologías Auxiliares de la Agricultura (Fundación Tecnova), creada el 9 de Enero del año 2001, es una entidad privada española, sin fines de lucro, integrada por más de 125 empresas pertenecientes a la industria y servicios auxiliares de la agricultura y cuya misión es aportar valor, promover la innovación y el desarrollo tecnológico, favoreciendo la competitividad de las empresas del sector en un marco internacional, y con la colaboración de todos los agentes implicados en el proceso.
En marzo de 2007 fue calificada como Centro Tecnológico de la Industria Auxiliar de la Agricultura con carácter andaluz por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa y en junio de 2013, fue catalogada por el Ministerio de Economía y Competitividad de España como Centro de Apoyo a la Innovación Tecnológica de carácter nacional, que aporta valor a la producción, comercialización, industria auxiliar, postcosecha y envasado hortofrutícola.