Para combatir el hambre y promover la seguridad alimentaria en África, hay interés de los países de ese continente de aprovechar la experiencia del Perú en la crianza de los cuyes y su potencial en la provisión de nutrientes, informó el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri).

Lilia Chauca Francia, investigadora líder del Programa Nacional de Animales Menores del Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) destacó la iniciativa tomando en cuenta que en el Perú existe una larga trayectoria en la producción de animales menores.
“África quiere aprovechar la experticia que tiene el Perú y el INIA en lo que es crianza de cuyes y han pedido la participación de nuestro país para apoyar esta crianza en este continente, pero no con fines comerciales, sino de seguridad alimentaria y mejora familiar”, sostuvo la experta.

Reunión sobre seguridad alimentaria
Por ello, en julio entrante habrá una reunión en Camerún y otra en República Democrática de Congo sobre seguridad alimentaria a las cuales ha sido invitado el Perú, y en cuya cita se expondrán las bondades la carne de cuy y las diversas variedades.
Asimismo, Bolivia, Ecuador y Colombia son algunos de los países que demandan constantemente la trasferencia de tecnología en crianza de cuyes mejorados que ha logrado nuestro país a través del trabajo que realiza el equipo de investigadores del INIA del Perú.

Además, expresó que las solicitudes de capacitación y transferencia de tecnología provienen, por lo general, de entidades gubernamentales como el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) de Colombia.

Cuyes de alta productividad
Asimismo, indica que nuestro país cuenta con tres razas puras y nativas de cuyes de alta productividad como: “Perú”, “Andina”, “Inti” y una línea promisoria llamada “interracial o sintético” que surge del cruzamiento de las tres razas anteriores.
Cada una de estas razas, obtenidas en más de 30 años de investigación, tiene características específicas entre las que destacan: su precocidad, buen rendimiento cárnico, alta capacidad reproductiva y capacidad de alcanzar buen peso en poco tiempo. Por ejemplo, un cuy mejorado llega a pesar 1kg a los 56 días de nacido, a diferencia de los criollos que adquieren ese peso a los 160 días. El INIA realiza constantemente cursos de capacitación, virtuales y presenciales, en crianza de cuyes. A la fecha ya han participado más de tres mil personas.