En el área de suelos del INTA Sáenz Peña durante este se comenzó a trabajar con Azospirillum brasiliense, una rizobacteria o bacteria de suelo conocida por ser promotora del crecimiento vegetal, la cual se probó como inoculante de semillas de maíz en el Ensayo de Rotaciones en Siembra Directa (PNCYO-1127032 – Tecnologías de manejo de cultivos en sistemas basados en cereales y oleaginosas, enfocadas en las demandas territoriales) y en rosellas en forma de inoculante tanto de semillas como de plantines, en un proyecto de Evaluación de la producción potencial del cultivo de rosella.

El uso de rizobacterias promotoras del crecimiento vegetal (PGPR) es una alternativa en sistemas de producción sustentables por haber demostrado la promoción no sólo del crecimiento de las plantas ( la Azospirillum es capaz de incrementar hasta en un 30% el rendimiento de diversos cultivos) sino además porque hay trabajos que informan que las plantas inoculadas exhiben mayor tolerancia a estreses abióticos, como el hídrico y el osmótico y además sintetizan sustancias microbianas que desempeñan un papel importante en el biocontrol de hongos del suelo fitopatógenos como Fusarium.

Por lo tanto, la utilización de estos organismos como biofertilizante es una alternativa económica y ecológica a los fertilizantes industriales y además podría significar menor uso de pesticidas. Las bacterias capaces de interactuar con las raíces de las plantas son atraídas por sustancias excretadas por la raíz, que ocasionan el movimiento de la bacteria hacia el rizoplano de la planta y de esta forma dan inicio a una relación de beneficie mutuo.

La comunicación está dada por mecanismos de quimiotaxis relacionados con la presencia de flagelos, quimiorreceptores y sistemas de regulación codificados genéticamente en la bacteria que le permiten que colonice la rizósfera.

En el maíz se han medido hasta la fecha altura, biomasa aérea de las plantas y radiación interceptada de las plantas inoculadas y sin inocular; obteniéndose resultados interesantes que se complementarán con datos de rendimiento finales. En rosellas el proyecto está recién en etapa previa al transplante de los plantines a invernáculo hasta la primavera.

Tanto la inoculación con fertilizantes biológicos como el Azospirillum como el agregado de compost son prácticas que se consideran ecológicas y de bajo impacto ambiental y promotoras de la fertilidad del suelo y el crecimiento vegetal.