Con presencia de autoridades nacionales, provinciales y municipales, el Ministerio de Agroindustria de la Nación, a través de la Secretaría de Agregado de Valor, otorgó en La Plata, el Sello de Indicación Geográfica (IG) para los Alcauciles Platenses, lo que simboliza el reconocimiento, registro y protección para este vegetal.

Reconocimiento y una placa conmemorativa se entregaron a productores de este vegetal.“Detrás de un producto hay vida y hay trabajo. Este reconocimiento es una forma de honrar a todos los horticultores que se levantan todas las mañanas trabajar la tierra que es algo maravilloso”, dijo el secretario roulet. Y agregó “vamos a continuar trabajando para agregar valor a la producción de alimentos, y en el caso de los alcauciles, para cumplir un nuevo sueño que es poder exportarlos”.

Este sello identifica y garantiza una calidad particular vinculada con el origen geográfico del producto, posibilita a los consumidores el acceso a una mejor información sobre los elementos que influyen en su diferenciación y establece una estrategia de diferenciación en la comercialización fundada en las características sus distintivas.

“Con esta distinción se está estimulando a más productores, para lograr un trabajo más coordinado, y fomentando el cooperativismo, es un paso más que nos alienta a seguir fomentando el agregado de valor”, dijo Adriana Riccetti, al recibir la distinción en representación de los productores locales.

La certificación de Indicación Geográfica (IG) brinda además protección legal a un cultivo que hace más de 60 años llegó a nuestro país de la mano de inmigrantes italianos. Estos primeros productores eligieron el cinturón platense para iniciar el cultivo debido a que las características de la zona eran similares a las principales regiones productoras, como Italia, España y Francia.

A su vez posibilita a los consumidores el acceso a una información más detallada sobre los elementos que influyen en su diferenciación y permite remarcar los atributos distintivos que lo caracterizan.
La Plata constituye la principal zona productora de alcaucil de Argentina y de la provincia. La superficie total del cultivo en el país es de aproximadamente 1750 ha, de las cuales alrededor de 900 pertenecen a La Plata, 450 a Cuyo, 250 a Rosario y 150 a Mar del Plata. Asimismo, Además, concentra el 97% de la superficie bonaerense destinada a la producción de alcaucil y ostenta los mayores rendimientos 14 tnha, cifra que duplica el promedio nacional de 7 tnha.

Hasta el momento, los únicos productos que cuentan con este sello distintivo en el país son el Chivito Criollo del Norte Neuquino, el Salame típico de Colonia Caroya, el Melón de Media Agua de San Juan, el Cordero Patagónico y la Yerba Mate.

La entrega se realizó en el Casco Estancia Santa Rosa, Parque Provincial Pereyra Iraola. Además estuvieron presentes el director nacional de Competitividad Agroalimentaria, Pablo Morón; el coordinador del PROCAL, Ambrosio Pons Lezica; representantes de la Subsecretaria de Agricultura y de la Subsecretaria de Desarrollo Territorial del Ministerio, así como el subsecretario de Desarrollo Económico de la Municipalidad de La Plata, representantes del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), miembros de Cámaras y Asociaciones de productores y el grupo de productores de alcachofas platenses y demás autoridades nacionales, provinciales y municipales.