Un concurso hemisférico, organizado por productores y organizaciones de América Latina reunió 49 iniciativas innovadoras de adaptación de la agricultura al cambio climático.

El objetivo fue identificar innovaciones que contribuyeran a la adaptación de la agricultura familiar al cambio climático. Se pudo demostrar que sí es posible implementar tecnologías y prácticas climáticamente inteligentes para enfrentar los efectos del cambio climático en la agricultura, según el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).
De todos los casos recibidos, se seleccionaron cinco casos ganadores (en tres categorías),

“Los casos ganadores son prueba de una amplia gama de innovaciones que se pueden implementar para mejorar la producción, los ingresos de los productores y de sus hogares y la organización local; manejar adecuadamente los agroecosistemas y los recursos naturales; diversificar cultivos que permitan más oportunidades de producción y mejorar la organización local, todo para enfrentar los retos que plantea el aumento de la temperatura” explicó el IICA.

El concurso fue organizado por el Fondo Regional de Tecnología Agropecuaria (FONTAGRO) y sus patrocinadores: el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La especialista del IICA en Gestión de la Innovación Tecnológica y representante del IICA en FONTAGRO, Priscila Henríquez explicó que es necesario trabajar en alianzas para minimizar los efectos y las consecuencias sociales negativas que acarrean los nuevos escenarios climáticos, como la migración, la pobreza y la malnutrición.

“Su efecto en los ecosistemas es grave y aunque algunos problemas están surgiendo de manera gradual se deben tomar medidas urgentes para minimizar su impacto”, agregó.