VallenPaz junto con la Unión Europea desarrollan el proyecto “Cosechas de paz, una inversión sostenible para la paz” que tiene como objetivo reactivar la economía de 500 agricultores ubicados en: Corinto, Caloto, Padilla, Guachené y Villarica en el departamento del Cauca. Este proyecto tiene 4 componentes; productivo, empresarial, comercial y socio organizativo, con el fin de capacitar mediante técnicos de campo a los agricultores con respecto a sus cultivos y las formas de crear vínculos con los vecinos para fortalecer las buenas prácticas agrícolas y la economía familiar.

El Cauca ha sido intervenido durante 7 años por VallenPaz, rescatando la confianza en los proyectos productivos por parte de los agricultores que se han visto afectados por la mala planeación de los proyectos dejándolos sin esperanza para seguir adelante, pero Vallenpaz ha creado nuevos equipos técnicos los cuales realizan dinámicas para afianzar los lazos con los agricultores, creando en ellos confianza para poder desarrollar proyectos productivos en el departamento.

En el municipio de Corito hay 75 agricultores beneficiados ubicados en la parte alta montañosa, donde siembran frutales como: lulo, fresa, uchuva, mora y granadilla. Actualmente están implementando nuevos cultivos de galupa, cítricos y banano. Los agricultores están adoptando diferentes prácticas agrícolas que les ayuda a seguir un proceso productivo exitoso.

José Manuel Coche Dicue, ubicado en corregimiento de Quebraditas parte alta montañosa de Corinto beneficiario del proyecto dice que: “nuestro fuerte es el cultivo de la mora, llevamos mas o menos 12 años trabajando en este proyecto. El fin nuestro es crear una impacto social en las comunidades porque estamos rodeados de cultivos ilícitos y detrás de los cultivos ilícitos viene las fuerzas armadas legales y no legales, entonces estamos tratando de que la gente vea lo que hacemos para que se pueda cambiar este concepto. Con el proyecto de Unión Europea, nos ha ido bastante bien porque hemos subido el autoestima que teníamos sobre las fincas, ahora ya las vemos como empresas productivas.”

Para los agricultores es muy importante la parte técnica, porque los ayuda a entender más sobre el uso y manejo de los suelos, los tipos de abonos y plaguicidas que se deben usar para no dañar la tierra y la salud de las personas.
El componente comercial también los ha beneficiado mucho porque anteriormente no sabían sobre comercialización, los intermediarios se aprovechaban y tomaban la mayor ganancias en el proceso dejando a los agricultores con un pago injusto, pero ahora con las capacitaciones y talleres que los técnicos realizan en las diferentes veredas, han aprendido sobre contabilidad básica, de organizar en cuadernos las cuentas y tener un orden en la producción. En la parte empresarial se les ha enseñado a ver su finca como una empresa, a ser empresario rurales, que son importantes para la ciudad y el desarrollo sostenible del país.

En este caso, VallenPaz brinda un acompañamiento logístico y comercial para que no existan los intermediarios y puedan tener un pago justo de sus productos. Con el proyecto Unión Europea, se piensa montar el Operador Logístico, (OlPAZ) que ayudará a los agricultores a comercializar y tener un posicionamiento en el mercado.

En la parte socio-organizativa, los agricultores se han unido cada vez más con vecinos y veredas cercanas para conformar equipos de trabajo haciendo mingas o manos cambiadas que son actividades que mantienen viva la cultura de los pueblos. Además les ayuda a optimizar la productividad y comercialización de sus productos.

Por su parte, Jairo Enrique Mina Chocó, ubicado en la Vereda de Mingo, municipio Guachené Cauca afirma que: “Con respecto a la ayuda de la Unión Europea, ejecutada por vallenPaz, en estos momentos nos hemos sentido bastante bien con los recursos, no económicos sino, en insumos y tecnología. Con respecto a VallenPaz, con esta institución nosotros los agricultores vivimos agradecidos desde el año 2004 que llegó aquí. Ellos nos impulsaron a hacer un grupo que se llama ASOVERUNCA, que nos a favorecido en el mejoramiento de la finca y de nuestra economía. Ahora empezamos a trabajar este nuevo proyecto de Unión Europea y empezamos por donde era, por la cabeza, empezamos con análisis de tierra que es lo esencial para saber qué necesitan los cultivos, no solo con el plátano, sino también con los cítricos y las otras plantaciones que tenemos.”

Todos estos proceso son un aporte a la regeneración del campo y al posconflicto que vive hoy el país, los campesinos han sufrido la guerra y ahora quieren poder vivir tranquilos y en juntos a sus familias realizando proyectos productivos que benefician a todo el país.