El grupo productivo “El Olivar” fue beneficiado con la habilitación de un sistema de riego localizado y la construcción de un acumulador de agua de riego, el cual permitirá regar eficientemente sus olivos y elevar su productividad.

Con el objetivo de reactivar la productividad de decenas de olivos y modernizar el sistema de riego en el sector de Punta Colorada, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), con apoyo de la minera Barrick Chile y la Ilustre Municipalidad de La Higuera, puso en marcha el proyecto denominado “Diseño e Implementación de Sistema de Riego Tecnificado”, el cual beneficiará a más de cincuenta personas de la localidad.
La iniciativa contempló la construcción de un estanque acumulador de agua con capacidad de 150 m3 y la renovación de la infraestructura de riego del predio. El proyecto incluyó la instalación de un sensor de nivel para control acuífero y un sistema de bombeo para presurizar el riego de la parcela. Adicionalmente, el programa incorporó capacitaciones en la programación del riego de manera de hacer más efectiva la implementación del nuevo sistema y, por ende, aprovechar hasta la última gota.

En una ceremonia realizada en la sede social de Punta Colorada, encabezada por la Directora Regional de INIA, Patricia Larraín, personeros de Barrick y del municipio, se dio por inaugurado el sistema de riego con el que los productores podrán retomar su proyecto olivícola. Adicionalmente, la comunidad se verá beneficiada en su totalidad, ya que el agua extraída con el pozo permitirá regar áreas verdes y abastecer otros proyectos agrícolas que se desarrollan en la localidad, algo que tiene muy contentas a las familias de Punta Colorada.

Patricia Larraín valoró este tipo de iniciativas, destacando la reactivación de la olivicultura de la zona. “Levantar un proyecto de cinco hectáreas de olivos en pleno desierto es algo que tiene un gran valor para este grupo de agricultores. Gracias al trabajo de los productores y al apoyo técnico de INIA la comunidad podrá contar con un pulmón verde que les ofrece una mejor calidad de vida a través de un riego eficiente. Para nosotros como INIA ha sido un proyecto que nos permite cumplir con el rol esencial de apoyo a las comunidades, a los pequeños agricultores y sus familias”, aseguró la Directora Regional de INIA.

Por su parte, Don Víctor Pasten presidente del grupo productivo “El Olivar” de Punta Colorada, agradeció tanto a INIA como a Barrick por hacer posible la reactivación de la parcela productiva. “Esto es un cambio rotundo. De no tener agua a tener un pozo significa un renacer para nosotros. De aquí a dos años deberíamos tener una producción adecuada. Este estanque está diseñado para la demanda máxima de agua del huerto, de acuerdo a las necesidades que tengamos, así que estamos felices”, señaló el productor.
El equipo de INIA a cargo del proyecto “Diseño e Implementación de Sistema de Riego Tecnificado”, está compuesto por el experto en riego Claudio Balbontín y los profesionales Leoncio Martínez y Rubén Alfaro. Para los agricultores de Punta Colorada esta fuente de agua significa la posibilidad de desarrollar el cultivo del olivo en plenitud y así destacar a nivel regional en un par de años en la elaboración de aceituna de mesa y aceite de oliva premium.