El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), dependiente del Ministerio de Agricultura, trabaja hace 10 años con las comunidades agrícolas del valle del Limarí, para crear una alternativa productiva con copao. Hoy, decenas de agricultores situaron este fruto en nichos de mercado a nivel nacional, al innovar con productos gourmet.

El copao es fruto de una cactácea endémica de la región de Coquimbo; se da en forma silvestre y posee una composición nutricional única, que le ha permitido transformarse en un alimento saludable y muy versátil en su preparación.
INIA, buscó alternativas alimentarias nutritivas y que impliquen el rescate de los recursos nativos del país, para revalorizar el copao, fruto que sólo existe en el Norte Chico de Chile, entre Copiapó y Los Vilos. Así, se está cultivando y siendo utilizado por los productores de la zona para elaborar repostería, mermelada, yogurt, helado, néctar, jugos e, incluso, cocteles.

Más potasio que el plátano
El copao, apreciado por su refrescante sabor ácido, es fuente de agua, vitamina C y minerales como calcio, magnesio y potasio, en valores incluso superiores al plátano. Además, contiene fibra dietética soluble y bajo contenido de azúcar; presenta compuestos fenólicos antioxidantes con propiedades antiiflamatorias, destacándose por ello los frutos que provienen del Valle de Limarí.
Su forma es redonda; de piel color verde o rosada, con pequeñas escamas; y tiene una amplia variabilidad en peso y tamaño.
Para Carola Correa trabajar con el copao ha significado toda una experiencia debido a lo desconocido que es este fruto en la zona centro y sur. “Para mí ha sido muy valioso tener la oportunidad de probar nuevas recetas y sabores con el copao, el cual sirve para todo. Su acidez lo hace un alimento con carácter que puede ser utilizado de diferentes formas y lo mejor de todo es que es muy saludable”.

La chef agrega que “la información que nos proporciona INIA es muy importante, porque nos da la posibilidad de entregar datos confiables y objetivos a quienes nos ven y cumplir así un rol educativo, mejorando la calidad de vida de las personas, a través de una alimentación más nutritiva”.