El material obtenido por los técnicos de Manfredi, Córdoba, tiene mayor rendimiento, mejor granometría y gran precocidad que el granoleico.
En este contexto, el programa de mejoramiento genético del INTA Manfredi –Córdoba– presentó una nueva variedad de maní: ASEM 400 INTA. Este cultivar tiene mayor rendimiento, mejor granometría y gran precocidad, en comparación con los cultivares disponibles en el mercado.

Jorge Baldessari –obtentor de esta nueva variedad y técnico del INTA Manfredi– destacó la precocidad de ASEM 400 INTA por considerarla “fundamental” ya que permite cosechar anticipadamente, o bien realizar siembras tardías sin que se afecten demasiado ni el rendimiento ni la granometría.

“Este material cuenta con una precocidad muy superior al resto de las variedades disponibles en el mercado y le permite al productor contar con la disponibilidad de la logística en tiempo y forma, además de obtener un maní óptimo en calidad”, detalló Baldessari.

“A su vez, agregó, mejora la eficiencia de las plantas de procesamiento que pueden iniciar los procesos de almacenamiento con anticipación, reduciendo los momentos de embotellamiento que actualmente suelen producirse a fines de abril y principios de mayo”.

Asimismo, aseguró el material –del tipo runner para el mercado tradicional o no alto oleico– mostró en una gran diversidad de ambientes un 18 % más de rendimiento y un 26 % más de granometría respecto del maní runner granoleico.

El maní es una buena fuente de nutrientes y energía debido a que posee de 25 a 28% de proteínas y de 50 a 55% de lípidos. La cadena agroindustrial del maní en la Argentina está situada fundamentalmente en el suroeste de Córdoba, que reúne alrededor del 90% de la superficie total sembrada con maní.