La iniciativa se llevó a cabo en el valle del Choapa y fue premiada por CORFO como una de las 50 de mayor innovación a nivel nacional. Hoy el proyecto se está replicando en la provincia de Limarí.

En una ceremonia realizada en Santiago, CORFO destacó y premió las 50 iniciativas innovadoras más relevantes generadas en el país. Una de ellas, ejecutada por INIA Intihuasi en el valle del Choapa, correspondió al proyecto “Difusión y Transferencia en Manejo Integrado de Plagas en Huertos de Nogales”.
El objetivo de la iniciativa fue “implementar estrategias de manejo de las plagas del nogal amigables con el ambiente y que permitan obtener una fruta libre de residuos de plaguicidas”, señaló Carlos Quiroz, entomólogo a cargo de la dirección del proyecto.

“Para ello se capacitó a los productores en el uso de trampas de captura de insectos plaga, en la estimación del peligro de daño, en el combate de las plagas haciendo uso de otros insectos que son sus enemigos natutrales, en el mejor uso del control químico cuando deben recurrir al uso de plaguicidas para así aumentar la calidad de la producción de nueces”, precisa Quiroz.

El proyecto contó con la participación de un selecto grupo de especialistas de varios centros de investigación de INIA y la coordinación de las actividades de terreno estuvo a cargo del Ingeniero agrónomo Felipe Luengo.

El trabajo de profesionales de INIA se ejecutó en conjunto con empresas que aglutinan a gran parte de los nogaleros de Choapa entre los años 2012 y 2015, obteniendo importantes avances por parte de los productores en el reconocimiento de las potenciales plagas y la forma como deben manejarlas.

“Hicimos un monitoreo por todo el Valle, identificamos las especies de insectos de importancia económica. En un trabajo conjunto con los departamentos técnicos de las dos organizaciones que agrupan a los productores reformulamos el programa fitosanitario para ocupar productos sólo de bajo impacto y mayor eficiencia. Liberamos una avispita, enemigo natural del pulgón del nogal, la que se estableció en Choapa y así disminuimos la carga de plaguicidas”, explicó el profesional INIA, Felipe Luengo.

El proyecto tuvo una inversión de más de 77 millones de pesos y se trabajó con nogaleros de Choapa que poseen 265 hectáreas de nogales y producen unas mil toneladas de nueces.

Este mismo proyecto ya se está ejecutando en la Provincia de Limarí. La iniciativa beneficia a más de 30 productores de nueces. Debe considerarse que Limarí junto a Choapa conforman cerca del 90 por ciento de esta actividad productiva en la región de Coquimbo.

En la provincia de Limarí durante el 2016 se está trabajando en el monitoreo de las plagas potenciales y en la caracterización de los productores para definir sus brechas y las estrategias de control. Al respecto, Luengo manifestó que “en Limarí estamos recién conociendo las condiciones ambientales en que se desarrollan las potenciales plagas del nogal y adaptando la maquinaria de la naturaleza hacia nuestro beneficio.

Porque toda plaga tiene antagonistas que son sus enemigos naturales. Nosotros estamos abriendo los ojos a los productores que las herramientas no están solo en la agroquímica sino que también en la misma naturaleza, están en su mismo huerto. Y también estamos enseñándoles a cuidar ese entorno, eso es patrimonio.

Al mismo tiempo estamos tratando de ser competitivos, bajando al máximo nuestros costos a través de la buena utilización de los insumos y re direccionando la agricultura convencional a una agricultura de mayor precisión”, explicó el profesional INIA.