El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias pone a disposición de los agricultores veracruzanos las nuevas variedades de maíz híbrido H-567 y la variedad sintética VS-563, más resistentes a plagas y condiciones climáticas.

Durante una rueda de prensa, el investigador del INIFAP, Mauro Sierra Macías, comentó que esta nueva generación del maíz dará oportunidad de mayor crecimiento en cosecha para los productores mexicanos y que el valor del producto se refleje en la calidad tanto de la tortilla, las picadas o los tamales, añadió que este producto no es transgénico.

Destacó que generan un mayor rendimiento por hectárea y eso hace más rentable a la agricultura; además de no sucumbir a las plagas más comunes en la zona.

La Mancha de Asfalto es muy común en la región; la semilla es tolerante a 2 enfermedades foliares, y la producción de la mazorca con el achaparramiento. Lo más importante es que es bastante productiva.

“La productividad es algo relativo. Se producen ahorita 2 toneladas de maíz por hectárea en promedio; éstas están para 7 toneladas por hectárea. Ahora, depende de qué tanto se incremente”, señaló Curdi Dïaz.

Admitió que se requiere elevar la productividad maicera de Veracruz, pues dijo que toda la producción del Campo Experimental Cotaxtla para empresas semilleras alcanzaría para unas 80 mil hectáreas, de un total de 500 mil.
Es decir, se produce de menos del 20% de la semilla que se requiere en el estado de Veracruz, que es el sexto productor nacional de maíz, superado por Sinaloa, Jalisco y Michoacán, entre otros.

“Hay empresas como Monsanto, que venden la semilla más cara pero tienen más capacidad de mercadotecnia. Estamos trabajando para promocionar más, que la semilla mexicana de Inifap se use más, mucho más barata”, resaltó Curti Díaz.

Dijo que con el maíz común se obtiene de una a 2 mazorcas por planta; las variedades nuevas casi triplican la producción y son resistentes a enfermedades como la Mancha de Asfalto y el achaparramiento.

“El hecho de que sean maíces locales, que tienen resistencia nos facilita a nosotros como mejoradores aprovechar. Lo que hacemos es el mejoramiento tradicional, la selección, embriación, la síntesis”, explicó Sierra Macías.