Eficiencia en la utilización del recurso hídrico y mayor cantidad de nutrientes son las características más relevantes del proyecto de Forraje Verde Hidropónico que el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) desarrolló. Esta iniciativa es una alternativa al forraje de alfalfal que utilizan los crianceros para sus cabezas de ganado. El forraje verde hidropónica se trabaja con 10 tipos de semillas, que se instalan en bandejas y se instalan en repisas. Estas semillas se riegan con la técnica de aspersión a través de una bomba que reutiliza el agua. El crecimiento para su cosecha es entre 10 a 15 días.

Este innovador forraje se basa en especies como maíz, trigo, poroto, lenteja, cebada, avena, entre otras semillas. EL proyecto fue lanzado en la comuna de Ovalle por el INIA. Asistieron más de 50 crianceros quienes pudieron observar en terreno esta nueva técnica para generar forraje.

Actualmente el mayor problema para los crianceros es la falta de alimento para sus animales. La escasez hídrica aún vigente en la provincia de Limarí provoca que haya poca cantidad de forraje para las cabezas de ganado, por ende los crianceros deben recurrir a gastos extras adquiriendo forraje de alfalfa. En este contexto, el Ingeniero Agrónomo, investigador y jefe del proyecto, Raúl Meneses señaló que esta iniciativa es replicable en el mundo caprino y explicó la poca agua que utiliza, “este sistema es hidropónico que tiene la ventaja que cualquier criancero lo puede instalar y obtener forraje verde durante todo el año. Otro punto a favor es que la cantidad de agua que utiliza es baja. Un kilo de materia seca de avena de cultivo hidropónico requiere cerca de 10 litros de agua, un kilo de esa misma avena sembrada en terreno requiere cerca de 1.000 litros de aguas”

La Directora Regional de INIA Intihuasi, Patricia Larraín valoró la iniciativa, “estamos abordando a una población de cerca de 5 mil crianceros que tienen problemas de déficit hídrico y eso provoco afectación en la masa de su ganado caprino. Como INIA debemos buscar alternativas de darle solución a los problemas que ellos tienen, entre ellos el no tener pasto. Este sistema por un lado ayuda sustentar, ayuda a planificar la capacidad carga animal que deben manejar y principalmente la venta más grande que tiene este proyecto permite ahorrar gran cantidad de agua”

Gonzalo Cerda, Ingeniero Agrónomo y también profesional que es parte del proyecto de Forraje Hidropónico explicó a formula de trabajo, “este sistema está compuesto por cinco pisos de forraje verde hidropónico, utilizando bandejas de casino y tenemos 10 tipos de semillas en las bandejas. Entre ellas maíz, trigo, alpiste, cebada, avena entre otras. Tenemos una bomba de medio hp que riega por un minuto con técnica de aspersión”.

Uno de los crianceros asistentas a la exposición de este nuevo forraje fue Gabriel Carvajal, quien destacó esta nueva técnica de pasto para sus animales, “es bueno, hay que saberlo trabajar. Me sirve bastante por la sequía que hay, tengo poquitos animales, pero esta técnica sirve mucho y me gustaría tenerla”.

Patricio Villalobos es criancero de Combarbalá. Él también valoró el forraje verde hidropónico, “muy bueno, yo hace dos años atrás que tuve una capacitación sobre esto, pero era de una empresa particular, quedé muy entusiasmado. Y ahora que INIA dio esta nueva posibilidad me interesa mucho”
Este proyecto es financiado por el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional y se espera replicar este sistema en todas las comunas de la provincia de Limarí.

También se establecerá un centro donde se enseñará al campesinado su funcionalidad.