Se inauguró la Sede Regional del FLAR (Fondo Latinoamericano para Arroz de Riego) para la zona templada en las instalaciones de INIA.
Durante el mismo, el Dr. Eduardo Graterol, Director Ejecutivo del FLAR, comentó que este hecho es parte de una estrategia más amplia del Fondo, “no solamente para tener presencia en el programa de mejoramiento de arroz para la zona templada.

Agregó que esta nueva estrategia va a dar la posibilidad de manejar mejor el germoplasma, al posibilitar prácticamente todo el proceso de selección en la región, por la interacción de los mejoradores de las organizaciones miembros del FLAR con el mejorador del Fondo.

Destacó además la posibilidad de integrar a agrónomos en el trabajo de investigación, tomando en cuenta otros factores, más allá del comportamiento de los materiales genéticos, en los ensayos de investigación.

“INIA es un actor muy reconocido en investigación en arroz en América Latina, con científicos de primer nivel y muy buena infraestructura. Este acontecimiento es un hito en la historia del FLAR y seguramente permitirá mejorar rendimientos, resistencia a enfermedades y calidad de una manera más eficiente, a través del trabajo colaborativo”, añadió.

El desafío actual es lograr cultivos menos vulnerables al cambio climático y más resistentes a enfermedades. La inversión en investigación posibilitará estas mejoras, por eso esta iniciativa es una muy buena noticia”, concluyó.

Ernesto Stirling, presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz, mencionó la necesidad para el sector productivo de seguir incorporando nuevas variedades e información de manejo para mantener la competitividad. “La base técnica que se está presentando hoy seguramente permitirá avanzar más rápido para lograr ese objetivo, es una importante apuesta a la sinergia público-privada”. Gonzalo Zorrilla, director del Programa de Arroz de INIA manifestó que la concreción de esta sede era un anhelo desde hacía varios años y constituye un ejemplo cooperativo en el desarrollo del conocimiento que permite una interacción más cercana con los países de la región (Argentina, Brasil, Chile).

“El vínculo directo con el sector productivo permitirá, además, concretar una plataforma más efectiva para lograr resultados. Seguramente el apoyo del CIAT desde Colombia también va a enriquecer este trabajo de investigación con la zona templada y la integración de equipos potenciará el mejoramiento genético”, agregó. A su vez, Walter Ayala, director regional de INIA, manifestó que la instalación de esta sede en el país constituye un reconocimiento a los más de 40 años de trabajo de INIA en el rubro arroz, destacando la fortaleza institucional local y regional.