La producción de frutilla en el sur del país se realiza principalmente con plantas frigo importadas de cultivares extranjeros y se caracteriza por la estacionalidad, concentrándose la cosecha de setiembre a diciembre, en el período en el que los precios tienden a ser los más bajos del año. La oferta es escasa desde mayo a septiembre, basada en frutillas de segundo año en túneles, con bajos rendimientos y calidades inferiores. Además, se viene incrementando la incidencia de enfermedades en plantas de frutilla en las variedades importadas más utilizadas (San Andreas, Albión, Cristal, Camino Real).

El nuevo sistema de producción de frutilla, producto de la investigación en INIA, es novedoso para el sur del país e incluye variedades locales y plantas verdes de origen, Programa Nacional de Producción Hortícola, con amplia resistencia a enfermedades, sistemas protegidos y manejos de planta que permiten producir frutillas de calidad entre los meses de mayo o junio a diciembre.
Este sistema de producción alternativo se comparó con el sistema tradicional de producción con plantas frigo importadas, analizando la potencial complementación que pueden tener los dos sistemas con el objetivo de expandir el período de oferta de frutilla en el sur del país.

La evaluación fue llevada adelante por la Cooperativa Agraria Punta del Sarandí (Coopunsa) e INIA en el marco de un proyecto “Más tecnologías para la producción familiar” (DGDR/MGAP).

La estrategia utilizada fue la investigación participativa en predios de productores. Esta experiencia conjunta permitió la interacción de los productores y sus familias con el equipo técnico de la cooperativa y el equipo de investigadores de INIA, desarrollando un proceso de aprendizaje colectivo.
Los sistemas de producción de frutilla con cultivares nacionales y plantas producidas localmente presentados en este trabajo han dado buenos resultados productivos y económicos a nivel predial.

Ambos sistemas permiten una alta producción total y una precocidad importante, anticipando entre 3 y 5 meses la cosecha respecto al sistema tradicional de planta frigo con cultivares extranjeros.

Debido a estas razones constituyen una buena alternativa para el productor de frutillas del sur del país. El uso de plantas verdes de la variedad LBK 36.1 plantadas a toda planta y protegidas durante el invierno con túneles se presenta como viable para la producción precoz de frutilla.

La variedad Guapa presentó mayor precocidad cuando fue plantada, pero produjo menor rendimiento acumulado que LBK 36.1. De todas formas, este cultivar puede integrar el sistema alternativo de producción temprana, en conjunto con LBK 36.1.
La elección de uno u otro sistema alternativo a usar dependerá de cada situación, de la preferencia del productor, del momento de preparación de los cuadros y la oportunidad de plantación, de la disponibilidad de plantas, de la organización de la mano de obra y de los costos asociados, entre otros.