Incluye dos compuestos a partir de extractos de plantas que tienen como objetivo disminuir los efectos del estrés fisiológico de los peces.

Dra. Margarita Montoya Kunsting, académica del Departamento de Biología de la Facultad de Química y Biología, y con financiamiento de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) del Ministerio de Agricultura, desarrolló una formulación a base de extractos de plantas destinado al control del estrés y a mejorar la sobrevida de salmones durante el proceso de esmoltificación. Este último, el momento en el que los peces pasan desde el agua dulce al mar, el proceso concluyó, con la creación de dos formulaciones.

Primero se planteó como un suplemento alimenticio, pero encontramos una fórmula que podría entregarse directamente en el agua y así controlar el estrés de los salmones?, detalla la académica.

La Dra. Margarita Montoya también destaca la colaboración de Sophia Mejías Medina, bioquímica que actualmente cursa el magíster en Gestión Tecnológica en la Universidad de Santiago de Chile.
Juntas, han podido constatar el gran problema que representa el estrés de los salmones para la industria. ?

Se refleja en una baja de la inmunidad de los peces, por lo que aumentan las enfermedades, por ser más susceptibles a algún patógeno. Como consecuencia, se movilizan mucho más, por lo que no adquieren el peso suficiente, lo que implica más alimentación?, detalla la académica, añadiendo que peces muy estresados, que estén cerca de morir, son mucho más susceptibles a los patógenos.

Tenemos más de una forma para resolver muchos de los problemas de la industria salmonera, de bajo costo y con muy buenos resultados, al menos en lo que hemos trabajo a nivel de laboratorio, aclara la académica.

En cuanto a la factibilidad de internacionalizar los productos, destaca sus múltiples ventajas, ?en cuanto a que mejora el crecimiento, la inmunidad y las barreras antioxidantes, los mismos procesos estresantes que experimentan los peces en Chile y en otros países.