El IICA, en el marco del Proyecto Insignia de Agricultura Familiar, desarrolló una metodología para identificación de innovaciones que fortalezcan los sistemas productivos en la agricultura familiar.

Mediante un ejercicio complementario y tomando en cuenta factores de adopción, replicabilidad y escalonamiento que permitan que estas innovaciones identificadas puedan ser aplicadas en territorio, se han identificado 3 innovaciones con potencialidad, las cuales están siendo sometidas a un proceso de validación en campo, en territorios ubicados en las provincias de Tungurahua, Imbabura y Pichincha. Más allá de la alternativa tecnológica identificada se considera innovaciones por su potencialidad de uso en sistemas de agricultura familiar sobretodo a nivel de subsistencia.

Innovación Nº 1: Poda de Mandarina; en la provincia de Tungurahua, cantón Baños, parroquia Río Negro, mediante un día de campo con la participación de varios productores de la zona, y el soporte complementario de un promotor local, productores convocados aprendieron los beneficios de una correcta poda, relacionados con la fotosíntesis, el florecimiento, cuajada de fruto, entre otros factores. Con una poda correcta se aumenta un 30 o 40 por ciento la productividad de este cultivo; para la zona de intervención, aplicando una práctica correcta se puede triplicar la cosecha de mandarina.

Innovación Nº 2: Picadora; el ingenio de un productor local de la zona de Ubillús, provincia de Pichincha, se vio reflejado en la construcción de una picadora de forraje adaptada con un motor, para el aprovechamiento de todo residuo que sirva como alimento para el ganado de la zona. La innovación se considera por el aprovechamiento de esta herramienta para la producción de forraje destinado a cubirir las demandas alimenticias en época seca (silopack). Esta, además de facilitar el almacenaje de alimento para la época seca mediante un sistema de ensilaje local, fomenta la asociatividad entre familias y grupos de personas dedicadas a la producción lechera que en épocas de sequía apenas producen un 30% de leche. Con esta innovación la producción puede aumentar hasta un 60%.

Innovación Nº 3: Tutoreo de fréjol; en Imbabura la siembra de fréjol arbustivo es muy común, sin embargo existe una variedad voluble que llega a crecer hasta los 2 metros de altura cuando es sometida a un correcto proceso de tutoreo con carrizos y alambre. Un quintal de esta variedad puede llegar a costar entre 90 y 120 dólares, en comparación con los 20 dólares de la variedad arbustiva común. La innovación del tutoreo identificada permite además de generar un mayor ingreso a la producción familiar, abaratar costos de producción al reducir el control de maleza, mejorar la recepción de luminosidad y generar granos más grandes.

Si bien se trata de alternativas ya existentes en diversos sistemas de producción intensivos, la sistematización de la metodología de identificación de la innovación y su validación en campo, adaptada a las características de los sistemas de agricultura familiar, sobre todo en los niveles de AF de subsistencia, se convierte en una potencial alternativa para mejorar la calidad de vida y niveles de producción de los agricultores familiares en el sector rural. La metodología tiene adicionalmente una potencialidad para replicarse en otros ambientes y hacia otros rubros de interés.