Los nuevos modelos de simulación de crecimiento son componentes esenciales de los sistemas de apoyo a la toma de decisiones, constituyendo herramientas necesarias para el manejo de cultivos de largo plazo como son las plantaciones forestales comerciales. Ellos permiten estimar el crecimiento, producción futura y posibles productos maderables, explorar las consecuencias de la aplicación de diferentes prácticas de manejo, y así analizar relaciones precio-costo bajo diversos escenarios.
El desarrollo de modelos híbridos empírico-fisiológicos, como estrategia para atender mejor las necesidades tradicionales y los nuevos desafíos del sector forestal en el manejo de sus plantaciones.

MODELOS HÍBRIDOS Los modelos de crecimiento de uso público en Uruguay, desarrollados por INIA, son modelos que describen la relación de características dasométricas (por ejemplo, altura dominante y área basal) a nivel de rodal en función del tiempo. Estas relaciones se modelan utilizando funciones sigmoidales que preveen una fase inicial de multiplicación (incrementos crecientes) y otra de control de crecimiento (incrementos decrecientes) común a todos los organismos vivos hasta alcanzar un valor.
Este tipo de modelos son comúnmente llamados “modelos empíricos” y han sido una herramienta tradicional de manejo de rodales en Uruguay y otros países. Si bien son reconocidos por su sencillez y precisión principalmente, tienen como desventaja que las relaciones de causalidad son muy limitadas (si bien la edad de los rodales es una variable explicativa de muy sencilla medición, no ofrece demasiada información) por lo que son inflexibles ante cambios en las condiciones de crecimiento.

Por otro lado, los modelos fisiológicos se orientan a describir los procesos causales del crecimiento vegetal (fotosíntesis, respiración y partición de fotoasimilados) por lo cual ofrecen flexibilidad en cuanto a predicción ante variaciones en las condiciones de crecimiento. Estos procesos se describen a nivel bioquímico y se integran luego a nivel de órganos, plantas y rodales, con incremento de incertidumbre hacia los niveles más integrados de información. Por lo tanto, son modelos complejos con respecto al uso, de alto costo de desarrollo, de relativamente baja precisión en la descripción de fustes y pobre o nula información de los productos maderables.

Es por eso que desde INIA se están desarrollando y evaluando modelos basados en sumas de luz potencialmente utilizables para dos de las principales especies de interés comercial en Uruguay: Eucalyptus grandis y Pinus taeda, a través de una capacitación e intercambio llevado a cabo con la Escuela Forestal de la Universidad de Canterbury (Nueva Zelanda).

Los modelos de crecimiento híbridos empírico-fisioló- gicos son más complejos en su utilización debido a la mayor cantidad de información que engloban. Sin embargo, el contar con información de importancia fisiológica también permite incrementar la utilidad de estas herramientas, siendo posible: identificar factores limitantes del crecimiento en sitios donde aún no se ha plantado, analizar las consecuencias de cambios temporales en el balance hídrico o temperatura sobre el crecimiento, así como también analizar las interacciones de dichos factores y niveles de daños por plagas y enfermedades.

También seria posible simular los efectos de algunas prácticas de manejo que puedan influir sobre esos factores, por ejemplo, laboreos o riegos. Desde INIA se planifica hacer disponible un Sistema de Apoyo a la Gestión sobre la base de los métodos aquí explicados. La consistencia de este tipo de sistemas depende de una metodología actualizada y de una base de datos extensa, en un trabajo conjunto entre los actores del sector forestal. Desde el Programa de Producción Forestal de INIA se asume principalmente el compromiso del primer elemento, cumpliendo con nuestro rol: la investigación.