El producto, desarrollado por investigadores de la UNAM, es útil para controlar tres enfermedades en 23 cultivos y permite que hasta 80% de una cosecha de mango tenga calidad de exportación

En México, el mango es uno de los cultivos que ha tenido una exportación limitada porque es sensible a la antracnosis, enfermedad producida por el hongo Colletotrichum gloeosporioides, causante de la formación de manchas negras en la superficie del fruto. Lo anterior trae consigo pérdidas económicas y deterioro de las relaciones comerciales que pueden, incluso, perderse por mala imagen ante los clientes internacionales.
Motivados por proveer una solución sustentable y orgánica al control de la plaga, investigadores de la UNAM, se enfocaron en la evaluación de microorganismos capaces de atacar la plaga sin poner en riesgo la salud humana ni el medio ambiente.

“El proyecto permitió la constitución de la empresa Agro & Biotecnia culminó con la puesta en el mercado del biofungicida Fungifree AB®”, refiere el doctor Leobardo Serrano Carreón, investigador del IBt, quien forma parte del equipo científico junto con el doctor Enrique Galindo Fentanes, en el que participaron expertos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, unidad Culiacán (CIAD).

“Se trata del primer biofungicida desarrollado en México”

El producto fue sometido a diversas pruebas, y las realizadas ante la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) demostraron que la proporción de la cosecha de mango con calidad de exportación puede alcanzar hasta un 80 por ciento, mientras que con los agroquímicos va del 25 al 30 por ciento.

El doctor Galindo Fentanes informa que el desarrollo del producto involucró desde los primeros estudios de ciencia básica, hasta el otorgamiento de los registros de uso por parte de autoridades mexicanas. Lo anterior, requirió que los investigadores involucrados enfrentaran el proyecto con una visión más tecnológica que académica para proteger el desarrollo mediante una patente y la creación de la empresa para licenciar la tecnología y comercializarla.

Reconoce que el trabajo conjunto de instituciones públicas y privadas ha logrado llevar al mercado un biofungicida eficaz para la producción de frutas y hortalizas de alta calidad, inocuas y susceptibles de ser exportadas a países en donde el uso de pesticidas químicos está fuertemente regulado.