Jóvenes creadores ya tienen pedidos de México, España, Costa Rica, Colombia y Brasil.

Un bioestimulante y fertilizante líquido para vegetales fue el proyecto ganador del concurso Brain Chile, una iniciativa organizada por la UC y el Banco Santander, que apoya a proyectos de productos o servicios que puedan funcionar en el mercado y ser útiles a la sociedad.

El concurso, que comenzó en marzo de este año, recibió en total 135 proyectos. De ellos, se seleccionaron 31 que pasaron a la etapa de bootcamp (talleres). Posteriormente, diez pasaron a la etapa final en la tuvieron apoyo de instructores especializados para afinar sus modelos de negocios, acceso a mentores, laboratorios, espacios de trabajo y recibieron 5.000 dólares para acelerar sus proyectos, crear prototipos, diseño y propiedad intelectual.

Ayer, estos diez finalistas de seis diferentes universidades chilenas, se presentaron ante el público general y cinco jurados – inversionistas a quienes presentaron sus ideas. Cada uno de los jurados debía repartir cinco millones de pesos entre los proyectos que a su juicio debían ser financiados, mientras el público general votaba por el que más le gustaba.

El que más recursos recibió fue “Nutrisato”, iniciativa que se adjudicó $6.350.000 y que consiste en un bioestimulante natural para vegetales desarrollado a partir de desperdicios de productos del mar que aporta nitrógeno a la tierra, al mismo tiempo que estimula el sistema inmune de la planta para conseguir frutos más grandes.

El equipo, compuesto por Alejandro Muñoz (bioquímico), Carla Céspedes (agrónoma) y Rodrigo Ferreira (ingeniero comercial), continuará ahora con los ensayos en terreno y pretenden terminar con el proceso de patentamiento para salir el próximo el año al mercado. Ya tienen pedidos de México, España, Costa Rica, Colombia, Brasil y solo falta la patente para oficializar la compra.
El segundo equipo que recibió más recursos fue IntiTech ($4.425.000), un robot que “barre” los paneles solares cada vez que sea necesario y sin necesidad de agua.

El tercer premio fue para un test que detecta el riesgo de metástasis de cáncer de próstata a través de un análisis de ADN ($3.725.000) y el cuarto lugar lo consiguió Noteikin ($3.625.000), un dispositivo capaz de leer y escribir en sistema de braille para que las personas con discapacidad visual puedan tomar apuntes y transferir esa información a un computador.

Juan Carlos de la Llera, Decano de la Facultad de Ingeniería UC, dice que “el aporte de Brain Chile tiene que ver mucho con la idea de que se están alterando las culturas dentro de las distintas facultades de la universidad y el país hacia la innovación y el emprendimiento. Hay una actitud distinta hoy día en la juventud frente a cómo enfrentar el desarrollo y crecimiento de un país como Chile y ahí vemos que Brain Chile tiene un aporte fundamental”.