Uno de los objetivos es disminuir o eliminar el uso de herbicidas en huertos frutales, por lo que el proyecto propone el pastoreo directo, en los huertos, de ovinos entrenados para consumir sólo las malezas.

En el Centro Experimental Hidango, se realizó, la primera actividad de transferencia tecnológica del Proyecto denominado” Ovinos entrenados para controlar malezas en frutales”, que ejecuta el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, a través de su Centro Regional de Investigación, INIA Rayentué, con el financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad, FIC y el Gobierno Regional de O’Higgins.

los asistentes, conocieron de parte del doctor Nilo Covacevich, director regional de INIA Rayentué y coordinador de esta iniciativa,que uno de los objetivos es disminuir o eliminar el uso de herbicidas en huertos de frutales. Para esto, indicó el profesional, el proyecto propone el pastoreo directo, en huertos frutícolas, con ovinos entrenados para consumir sólo las malezas que crecen entre hileras, o las forrajeras sembradas tanto para su control, como para mejorar las características físicas, químicas y biológicas del suelo.

Es importante destacar que por su inocuidad, en el entrenamiento de los ovinos, se utiliza Cloruro de Litio como repelente y según explicó Nilo Covacevich, “el entrenamiento de los ovinos se basa en un reflejo condicionado que asocia a las plantas que se desea proteger con sabores o sensaciones desagradables. Esta aversión inducida a ciertos alimentos tiene su origen en los mecanismos naturales de selección de dieta que tienen los rumiantes en pastoreo sobre pastizales naturales, en que el olor, textura, sabor y efectos post-ingesta regulan el consumo de plantas con diferente valor nutritivo y contenido de taninos, alcaloides y toxinas”.