Germán González (63), pequeño agricultor del Programa de Desarrollo Local (Prodesal) de INDAP en Calle Larga, quien produce íntegramente su mote con huesillos.
El proceso del emprendedor Don Germán comienza a principios de enero con la cosecha de los duraznos conserveros, que provienen de las plantas que tiene en su predio. Luego los seca al sol de manera manual, con la ayuda de una parrilla de madera:

“El secado se realiza con distintas variedades de duraznos. Después de la primera cosecha, seco el primer lote durante tres días a pleno sol y dos días con malla raschel, para que sólo le llegue calor. Durante ese período los duraznos se deben dar vuelta cuatro veces al día para que queden con un color parejito. Se secan durante diez días y en marzo, de 20 a 25 días, porque hay menos sol”.
Posteriormente, con el trigo que le entrega un productor local, hace el mote cocido en lejía -que es una mezcla de ceniza y agua que se usa tradicionalmente para ablandar la semilla- y con esto ya tiene todos los ingredientes para la elaboración de su brebaje, el que ofrece a los automovilistas en un carrito motero que ubica todos los fines de semana -siempre que no tenga eventos- en el bypass del sector San Vicente, llegando al paso internacional Los Libertadores.

“Al comienzo trabajaba con 50 por ciento para mí y la otra mitad para los parceleros, pero me aconsejaron trabajar solo y arrendar un terreno. Así lo hice. INDAP me aportó con 50 matas de durazno, luego con el carrito y hace poco con un container para guardar mi producción de frutos secos”, cuenta.

El “Rey del Mote con Huesillos” de Calle Larga, es el único emprendedor de la región que produce él mismo todos los ingredientes de esta bebida.

Sobre la receta de su mote con huesillos, dice que no tiene grandes secretos: el color lo dan los huesillos secados al sol, a los que adiciona azúcar, cáscaras de naranja y el mote.