El Secretario de Estado precisó que este logro es producto del resultado de un intenso y mancomunado trabajo público privado, que permitirá operar el seguro forestal de la mano del Sello SAFOR. “Una de las ventajas de este seguro radica en que corresponde a una política de Estado enfocada en los pequeños y medianos propietarios forestales, quienes hasta la fecha tenían un acceso marginal a este seguro”, agregó.

La directora ejecutiva de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), María José Etchegaray, dijo que “estandarizar los parámetros para otorgar seguros a los pequeños y medianos productores forestales es un gran avance para el crecimiento de la industria.

“En estos momentos hay muy pocos seguros forestales en la pequeña y mediana propiedad, así es que esta es una herramienta que queremos relevar en coordinación con Agroseguros y su Seguro Forestal con Subsidio del Estado. De ahí la importancia en la combinación de estas dos herramientas y de estas dos instituciones para el desarrollo sustentable del sector y corregir asimetrías sectoriales y mejorar la competitividad de la PYME forestal”, enfatizó Mujica.

Por su parte, el director ejecutivo de Agroseguros, Camilo Navarro, explicó que se trata de un instrumento de transferencia de riesgo que asegura bosques y plantaciones forestales contra incendios mediante la póliza de seguro de incendio, permitiendo a pequeños y medianos productores hacer su actividad más competitiva al agregar valor económico y social.

En esa línea, indicó que “cubre incendio y daños materiales causados por aeronaves, explosión, huelga, saqueo o desorden popular, avalanchas, aluviones y deslizamientos, combustión espontánea, entre otros. Su costo dependerá de la ubicación (región y comuna) y valoración del bosque o plantación. Al momento de contratarlo, el productor sólo cancela la parte no subsidiada”, detalla.

El ejecutivo se mostró confiado en ofrecer a los pequeños propietarios un sello que reconoce o certifica el manejo de los incendios forestales y que les abrió las puertas a los productores de pequeña escala a acogerse a un seguro. “Así estamos acortando las asimetrías entre pequeños y grandes propietarios respecto a la gestión de riesgos”, acotó.

En ese contexto, existe una gran cantidad de pequeños propietarios, y este seguro viene a darles un respaldo ante la gran cantidad de incendios forestales registrados principalmente en época estival. Cabe recordar que solo en la temporada 2015 – 2016 hubo un total de 2.275 incendios forestales que afectaron 7.560 hectáreas, por lo que, frente a estas estadísticas, la iniciativa se configura como una oportunidad para los productores.