Luis Martín Macías Valdez, investigador del Programa de Hortalizas en el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), ha trabajado en el mejoramiento genético del ajo por selección individual, labor que ha arrojado como resultado el registro de tres nuevas variedades.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, indicó que esta línea de investigación surgió porque en el estado de Aguascalientes los rendimientos de los plantíos de ajo fueron bajando paulatinamente a través del tiempo. Hace 50 años era una actividad agrícola muy rentable para los productores de la región, pero si en un principio sacaban 12 toneladas por hectárea, posteriormente obtuvieron solo 10 toneladas, después nueve y luego el promedio bajó hasta ocho, esto, sin que los productores conocieran los motivos de este fenómeno.

Por lo anterior, adoptaron diversas medidas: aplicaron más fertilizantes, ampliaron la distancia de los surcos entre plantas, emplearon hormonas de crecimiento e importaron semillas de otros países, pero la tendencia seguía igual, por lo cual buscaron la ayuda del INIFAP para encontrar la causa de ese bajo rendimiento.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Qué encontraron de inicio en relación con el ajo?
Luis Martín Macías Valdez (LMMV): Nos dimos cuenta que estaban usando semilla de baja calidad, porque ellos, de una superficie determinada, un 10 por ciento aproximadamente lo usan para semilla del próximo ciclo de cultivo, entonces ellos lo que hacían era vender los mejores ajos porque obtenían mayores recursos, y se quedaban con la peor semilla para sembrar.
A eso se le llama selección negativa, entonces como el ajo que se produce en el estado de Aguascalientes es un ajo que se llama perla, que se exporta a Europa, principalmente a Holanda, Italia, Alemania, entonces ellos, con la finalidad de venderlo mejor, de obtener mayores recursos porque se maneja por calidades, descuidaron la semilla.

De esa manera, nos dimos cuenta que estaban en un error y quisimos revertir el proceso mediante un procedimiento de investigación, en el cual estamos nosotros trabajando la selección para obtener mejores calidades y mayor rendimiento.
AIC: ¿Qué soluciones encontraron para este problema?
LMMV: Hemos estado generando variedades que los productores utilizan para su producción y, por decir, hemos obtenido variedades que tienen rendimientos de hasta 18 o 19 toneladas por hectárea, de tener ellos 12 anteriormente. Es decir, el rendimiento se ha elevado sustancialmente, de tal manera que la actividad agrícola en el cultivo sigue siendo rentable.
México ha sido uno de los principales países productores de ajo en el mundo, colocándose entre los diez primeros lugares por su volumen de producción. En la República Mexicana, los estados productores más importantes son: Guanajuato, Aguascalientes, Zacatecas, Puebla, Sonora, Querétaro y San Luis Potosí, en su conjunto, estas entidades producen cerca de 94 por ciento del total nacional. Fuente: Guía para cultivar ajo en Aguascalientes. INIFAP.

Aquí los sembramos (los materiales). Haz de cuenta que un bulbo lo desgranamos y lo sembramos de manera independiente, dejamos un espacio, y otro bulbo lo sembramos de manera independiente para que no haya dependencias entre materiales, entonces empezamos a registrar su comportamiento a través de los años, y algunos materiales que eran muy buenos al principio, posteriormente su rendimiento bajó de gran manera, y hay otros que mantuvieron una consistencia a través del tiempo en su rendimiento, esto es muy común en todos los programas de mejoramiento que se realizan a nivel mundial.

Y de esa manera generamos algunas variedades después de nueve años de evaluación. La norma dice que después de seis años ya puedes generar una variedad mejorada, nosotros lo logramos pero hasta los nueve años, por el tipo de ajo, las condiciones del estado, el clima, y los registramos ante el Comité Calificador de Variedades de Plantas, que es responsabilidad de la Sagarpa (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación), y nos dieron un título como una variedad mejorada.
Y luego ya que tenemos la variedad la estuvimos evaluando con los productores y líderes de la región para que nos dieran una opinión respecto a las características de esos materiales.

AIC: ¿Cuántas variedades y qué nombres tienen?
LMMV: Ahorita tenemos tres variedades: dos de ajo perla, una que se llama San Marqueño y una que se llama Orión; tenemos otra variedad pero de ajo tipo California, que se llama Diamante. Tienen mayor rendimiento que los ajos que se siembran comercialmente, de aproximadamente 30 por ciento mayor calidad, la calidad está dada por el número de dientes por bulbo y por el color, además la forma.
Y en el caso de la variedad Diamante, es un ajo que tiene una mayor vida de anaquel. Tienen una desventaja, que su número de dientes es un poco alto.