Técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de la ciudad bonaerense de San Pedro obtuvieron una nueva variedad de la batata de piel naranja que se denomina “Boni INTA”.

Se trata de una hortaliza que se caracteriza por buenos rindes y ciclo corto y es una alternativa productiva para la región, consignaron los especialistas.
Producto de siete años de entrecruzamientos y selecciones, nació este nuevo cultivo de batatas que se destaca por su pulpa y piel anaranjada, su ciclo corto, buenos rendimientos y textura semi-húmeda, se informó.

Asimismo, el cultivo surge como alternativa para abastecer este tipo de productos, cada vez más demandados. De acuerdo con su obtentor -Héctor Marti-, Boni INTA presenta siete batatas por planta, con una variación media de tamaño y forma, sin agrietamiento y poca oxidación al cortarlas.

Asimismo, la nueva variedad se diferencia del cultivar Beauregard por contar con una capacidad antioxidante un 35 por ciento mayor. Debido al parecido de los colores de piel y pulpa, no se ve tan afectado su aspecto si se pela como consecuencia del manipuleo y almacenamiento.

Además, es moderadamente dulce y, en pruebas durante dos años con consumidores, tuvo una aceptación similar a Morada INTA.
“Cuando se cosechan entre los 110 y 120 días los rendimientos son entre 25 a 35 toneladas por hectárea de batata tamaño comercial (entre 200 y 500 gramos), mientras que a los 150 días los rendimientos ascienden hasta 50 toneladas por hectárea”, detalló el técnico.

Boni INTA se originó de semillas obtenidas en la parcela de policruzamientos en el INTA El Colorado, Formosa, en la que se entrecruzaron libremente 30 progenitores.
Las hojas tienen un tamaño mediano, son cordadas o en algunos casos lobuladas, presentándose ambos tipos en una misma planta.

Se trata de una planta de porte semi-erecto, con ramas principales de hasta 1,5 metros y con follaje abundante que determina una alta cobertura de suelo (75 a 90%) a los 35-40 días.
Exhibe una longitud de entrenudos corta, de entre 3 y 5 centímetros, con un diámetro de entrenudos intermedio, de entre 4 y 6 milímetros.

Normalmente no florece en plantaciones a campo, pero sí en forma rala en invernáculo, sin necesidad de tutorar o injertar las plantas: Las flores son de entre 4 y 4,5 centímetros de largo y unos 3,5 centímetros de ancho.