Se confirmó la capacidad de nuevos recipientes para eliminar bacterias a partir de métodos de fácil uso. Con este proyecto se puede potabilizar con la acción de la luz del sol.

Investigadores del ceiA3 de la Universidad de Cádiz han testado un nuevo modelo de bajo coste basado en la exposición directa a la luz del sol de bolsas de plástico de gran capacidad, que consiguen mejores rendimientos en la eliminación de bacterias, causantes de enfermedades digestivas severas.

El estudio desarrollado por el grupo de investigación de “Tecnología del Medio Ambiente TEP 181” adscrito al ceiA3, expuesto en un artículo publicado en la revista Journal of Chemical Technology and Biotechnology titulado Accelerating the process of solar disinfection (SODIS) by using polymer bags, ha confirmado la posibilidad de utilizar este recipiente en lugar de las botellas de PET, el material tradicional con el que se diseñan los recipientes habitualmente utilizados en este tipo de procesos.

Las bolsas tienen una capacidad de 4 litros, frente al litro o litro y medio de los usados anteriormente, y están dotadas con asas que facilitan el llenado, transporte y almacenaje, especialmente en situaciones de emergencia. También cuentan con un dispensador, lo que limita la posibilidad de contaminación del agua tratada. “Este sistema de bajo coste podría ser una solución adecuada para conseguir que mucha población pueda acceder al agua de autoconsumo sin necesidad de grandes inversiones y de una manera más eficaz”, apunta uno de sus autores, Sergio Gutiérrez.

Tras la investigación, confirmaron la capacidad de reducir los tiempos de exposición al sol de bolsas de calidad alimentaria, fabricadas con polietileno y acetato de vinilo, para conseguir una desinfección de hasta 6 veces más rápida que las botellas de PET, con algunos microorganismos. Otra mejora significativa es el estado en el que permanecen las bolsas tras el uso continuado, ya que otros tipos de recipientes testados muestran daños y roturas tras cinco meses de uso, mientras que estas bolsas permanecen intactas.

Los métodos de desinfección alternativos propuestos aportan una mejora significativa en la implantación de tecnologías que no requieren el uso de productos químicos ni fuentes de energía no renovables para que el sector de población al que puedan llegar sea mucho más amplio. Proporciona una fuente fiable de agua para el consumo al reducir los costes en su obtención y aumentar las posibilidades de transporte y uso.

Este proyecto les ha proporcionado el premio que otorga la Fundación 3M cada año a investigaciones que se centran en favorecer, apoyar y promocionar la innovación y la investigación para mejorar la vida de las personas.

El primero de los trabajos ha sido financiado por el Instituto Federal Suizo de Ciencia y Tecnología Acuática (EAWAG) en colaboración con la Fundación SODIS de Colombia, mientras que el segundo ha contado con la participación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en el marco del proyecto ‘Potabilización solar de aguas subterráneas en pequeñas comunidades rurales de Perú mediante tecnologías de bajo coste basada en la fotocatálisis heterogénea’.