El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) desarrolló un nuevo modelo de engorde intensivo para vacunos, que favorece al bienestar del rodeo y asegura la obtención de un peso similar al feedlot convencional.

El llamado “feedlot ecológico” es una tecnología que estuvo a prueba por más de ocho años y se aplicó en campos comerciales, que obtuvieron, además de los buenos resultados en los animales, un incremento en los rindes en soja y maíz cercanos a un 10%, ya que este sistema permite realizar una siembra posterior del terreno utilizado para la estadía de los rodeos.

Este modelo de invernada estima un número máximo de entre 500 y 1.000 animales por unidad productiva con una carga máxima de 100 cabezas por hectárea, equivalente a 80 m2 por bovino en parcelas de 40 individuos, por lo que “la superficie es de 5 a 10 veces mayor de la que puede llegar a tener un feedlot confidencial”, indicó el especialista en producción animal del Inta Concepción del Uruguay, Sebastián Vittone.

“La asignación de mayor superficie por animal en sistemas de engorde bajo condiciones de encierre no provoca alteraciones relacionadas con la contaminación de suelos y aguas circundantes”, agregó.