Con productos 100% orgánicos y naturales, usuaria del (INDAP) promete sorprender a todos los visitantes de una de las localidades con mayor auge turístico de la Provincia de Limarí.

Beatriz Rivera, una empoderada mujer de la localidad de Tulahuén, quien junto a su constancia y familia han logrado sacar adelante lo que hoy refleja tal esfuerzo, su emprendimiento “Granja Integral Las Ramadas de Tulahuén”, negocio que contempla la venta de variados productos como duraznos, quesos de cabra –con y sin especias-, derivados de la miel y sus novedosas nueces en escabeche.
Durante 6 días fue posible ver la producción de Rivera en el Mercado Campesino de INDAP, ubicado en esta oportunidad en la Expo Región de Coquimbo 2017. Sobre dicha experiencia, la emprendedora comentó que “es primera vez que participo en una instancia como esta y la verdad nos fue bastante bien, la gente decía que mis productos estaban deliciosos, así que yo estaba demasiado feliz, muchos nos vinieron a comprar nuevamente”.
Cabe destacar que Mercado Campesino corresponde a una propuesta del Programa de Comercialización de INDAP, que busca entregar a la ciudadanía productos del campo sanos, de calidad y con precios convenientes. De esta manera se busca reducir los intermediarios entre el pequeño productor y el cliente final.

la productora ha recopilado herramientas e instrumentos que le han permitido ganarse un espacio en el mercado gastronómico local. “El INDAP se ha portado muy bien, he recibido insumos y maquinarias, por ejemplo, una pulverizadora que me facilitó el trabajo; esos son claros empujes para que yo pueda surgir”. En la actualidad, Beatriz tiene identificado claramente lo que desea: darse a conocer con mayor fuerza en el ámbito local, de esta manera mejorar las condiciones económicas y la difusión de su trabajo, consiguiendo oportunidades que la ayuden a consolidarse como emprendedora y en el mediano plazo empezar a comercializar fuera del país.

Mis productos se venden bastante, pero uno siempre sueña con continuar creciendo y ojalá expandir mis ventas fuera de la región y por qué no del país, quizás no en grandes producciones, pero que logren conocerme“, puntualizó la productora.
Si bien su trabajo proviene de una tradición familiar, el paso del tiempo, las nuevas tecnologías y las exigencias le han permitido ir innovando en su producción, y no por esto dejar de presentar un trabajo sano y de calidad. Al respecto Rivera comentó que “gracias a la fertilidad y las características positivas de la tierra de Tulahuén yo les puedo ofrecer, por ejemplo, zapallos italianos o morrones del doble de su tamaño común, que no pierden lo sano, su calidad ni su frescura”.