Es amplia y reconocida la carta culinaria que ofrece La Higuera, pasando por los mariscos, empanadas y su aceite de oliva. Sin embargo, Jorge Godoy, tras la participación en el primer Mercado Campesino del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), logró instalar sus variedades de queso de cabra a la lista de placeres gastronómicos de la zona.

La trayectoria, experiencia y dedicación han llevado al emprendedor a convertirse en uno de los productores más cotizados de la comuna elquina, cautivando últimamente a sus clientes con una novedosa y sabrosa preparación.
Se trata del queso de cabra sellado al vino tinto, preparación que ha llamado la atención en las distintas ferias y exposiciones en las que Jorge se ha presentado. Una de ellas corresponde al primer Mercado Campesino de INDAP de la región de Coquimbo, -instancia que se desarrolló en el marco de la Expo Región de Coquimbo 2017-, donde el emprendedor tuvo la oportunidad de mostrar su producción al vasto público que visitó la actividad.

“Me fue excelente, tuve varias veces que ir a buscar más queso, la gente creo que se deleitó con mis productos, hice brochetas de queso para que pudieran probar todas mis preparaciones y ahí hice el enganche para que me compraran y resultó porque vendí bastante. El queso que yo realizo sellado al vino tinto es poco común y eso me entrega el plus de lo novedoso, causando que sea vendible, además que su sabor es exquisito”.

La oportunidad de participar en la gran vitrina que significa Mercado Campesino llegó a la vida de Jorge de la mano de INDAP, institución del Ministerio de Agricultura que según señaló el productor “se ha transformado en un apoyo tremendo, me ha entregado muchas cosas para ir mejorando con el tiempo, he recibido una máquina para sacar leche, bombas solares, entre otras cosas. Realmente ellos han hecho muchas cosas buenas, pero también la situación se trata de saber aprovecharlas y yo creo que eso lo he hecho muy bien”.
“Creo que fui el primer huaso en Chile que tuve una quesera”. De esta manera Jorge empieza a relatar la historia de la hoy extinta fábrica de quesos El Maray.

Toda su vida Godoy ha estado inmerso en el trabajo con ganado caprino, su padre desde pequeño le enseñó las técnicas y procesos adecuados para la preparación de un queso calidad, ante ello el criancero señaló que “si me preguntan desde cuándo me dedico al trabajo con cabras pues yo les digo que ¡toda mi vida! Muchos miran en menos este trabajo, por un tema que piensan que se gana poco, pero no… si uno sabe aprovechar lo que tiene le ira muy bien y eso lo aprendí de mi papá”.

Y fue ese entusiasmo el que llevó al criancero en la década de los 90 a concretar el anhelo de tener su fábrica de quesos en la localidad de Quebrada Honda, sector El Maray.

“Yo fracasé con mi quesera porque la gente no pagaba el valor de mis quesos, en esa época el producto era caro y las personas muchas veces no les importaba tanto la calidad como el precio. Actualmente es distinto y ahora se sabe apreciar lo bueno, por lo mismo pretendo abrir mi fabrica nuevamente, lo quiero hacer en agosto de este año y esta vez enfocado en la realización netamente de un queso gourmet”, puntualizó el productor.

Las diferentes herramientas entregadas por INDAP se han convertido en un pilar fundamental en la historia emprendedora del productor, generando en él el espíritu de perseverancia que se verá reflejado en el renacer de su apreciada fábrica.